Energía Solar Térmica

Energía Solar Térmica

Energía Solar Térmica – aprovecha el calor del sol mediante colectores y acumuladores para el calentamiento de líquidos. Hay dos tipos de sistemas, en primer lugar el de termosifón, para pequeñas instalaciones con poca demanda (llevan el acumulador integrado), y en segundo lugar los sistemas de circulación forzada (bomba de circulación), para instalaciones más grandes y con mayor demanda (el acumulador y el sistema de control estan apartados de los paneles).


Principales aplicaciones – energía solar térmica:

Producción de agua caliente sanitaria (ACS): para uso doméstico o industrial. La instalación del sistema adecuado puede sígnificar disfrutar de agua caliente gratis durante casi todo el año.

Calefacción: apoyar su sistema de calefacción con energia solar térmica puede suponer un gran ahorro para su bosillo además de ser respetuoso con el medioambiente.

Climatización de piscinas: una opción para los que quieren disfrutar de su piscina durante más tiempo al año.

 

Usted puede primero tener agua caliente, después apoyar a su calefacción y cuando no se necesita la calefacción, aclimatar climatizar su piscina.

 

Deshumidifcar: entre las nuevas tecnologías se encuentran paneles que calientan el aire que a su vez deshumidifica y calienta su hogar aún sin estar en casa y además sin ningún gasto eléctrico para usted ya que llevan incorporado un pequeño panel fotovoltaico que produce la electricidad necesaria para su funcionamiento. Ahorre aproximadamente 20% – 30% en consumo energético de su sistema de calefación.


Componentes de la instalación:

1) Paneles solar-térmicos: Los paneles solares térmicos son los encargados de captar el calor del sol. Principalmente hay 2 tipos: el de tubo de vacio, y el de pantalla plana que es el más común. Funcionan gracias al efecto inverdadero, transmiten la radiación solar a un circuito hidráulico que lleva un líquido (resistente a heladas). Este liquido circula dentro del panel, se calienta y es conducido hasta el accumulador o intercambiador.

 

2) Acumuladores: El acumulador es un depósito donde se almacena el agua calentada para el consumo. Tiene la entrada del agua fría por debajo del acumulador donde se encuentra con el intercambiador (en caso de que lo tenga incorporado), a medida que se calienta, el agua se desplaza hacia arriba donde tiene la salida. Este depósito tiene una capa de material aislante que evita pérdidas de calor y está cubierto por un material que protege el aislamiento de posibles humedades y golpes.

 

3) Centralita de control: El sistema de control administra las bombas de cada circuito gracias a reguladores, sondas de temperatura y electroválvulas a fin de transmitir el calor a dónde se necesita, además de poder encender o apagar el sistema auxiliar (calderas a gas, gasoil o biomasa), también nos mostrará los datos en un display. Según cada tipo de configuración e instalación.

 

4) Intercambiadores de calor: Debido a que són distintos, los líquidos y los circuitos hidraulicos que pasan por los paneles, circuito de calefacción y el circuito de agua de consumo, necesitamos intercambiadores para traspasar el calor entre ellos. Pueden estar incorporados dentro de acumulador normalmente en forma de serpentín (Producción de ACS, calefaccion) o estar en el exterior (Climatizacion de piscinas).